Abraham W. Barrera Bakit

Pastor Cristiano Evangélico

Progresar hacia la madurez

Progresar hacia la madurez
Abraham W. Barrera Bakit
Pastor

2ª Pedro 3:18.- “Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad.”

1ª Corintios 3:6.- “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.”

¿Cómo crece el trigo? En Europa y América del Norte los pequeños granos se siembran en otoño y necesitan todo el invierno para convertirse en finos tallos verdes. Luego el viento acaricia y sacude sucesivamente las espigas que se van formando. A menudo la lluvia las azota y el sol parece quemarlas. Pero la planta continúa sacando alimento del suelo y madurando bajo el efecto del calor.
Para nosotros, cristianos, es lo mismo: maduramos lentamente. Pero, ¿qué puede ayudarnos a progresar espiritualmente? No es el ocuparnos de nosotros mismos, pensar en nuestro desarrollo personal, sino impregnarnos pacientemente, en nuestro interior, del ejemplo de Jesús, y esforzarnos para agradarle mediante nuestra manera de vivir. Contemplarlo a él nos transforma “en la misma imagen” (2 Corintios 3:18).
Progresamos cuando nuestro gozo abunda en el Señor, pero muchas veces crecemos más a través de las dificultades. Los fracasos y las tristezas, atravesados con el Señor, nos enseñan a conocernos mejor y a conocer más la fidelidad y el amor de Dios. También nos ayudan a comprender un poco a los que nos rodean.
Así como los padres se alegran por los progresos de sus hijos, Dios está atento al desarrollo espiritual de aquellos que pasaron a ser, mediante el nuevo nacimiento, sus hijos e hijas. Y su deseo es que cada uno de ellos se parezca cada vez más a Jesús, “el autor y consumador de la fe” (Hebreos 12:2).

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

mayo 1, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

Edifiquemos juntos

EDIFIQUEMOS JUNTOS
Abraham W. Barrera Bakit
PASTOR

1ª Pedro 2:4-5.- “Ustedes son piedras vivas que Dios está usando para construir un templo espiritual. Por lo tanto, acérquense a Jesucristo, pues él es la piedra viva que la gente despreció, pero que Dios eligió como la piedra más valiosa. Además, ustedes son sacerdotes especiales, y por medio de Jesucristo le ofrecerán a Dios sacrificios que a él le agradan.”

Después que el cristiano en un acto de fe a puesto su fundamento en el Señor, puede comenzar a edificar. Así en la vida del cristiano se harán visibles las partes de su edificio espiritual. Pues no sólo estamos edificando como individuos, sino también estamos edificando en nuestras relaciones sociales y en todas las áreas de nuestra vida. No podemos olvidar que formamos parte de la iglesia universal de nuestro Señor Jesucristo, por lo tanto, todos los creyentes juntos estamos siendo edificados como una estructura completa basada en Jesucristo. La Biblia dice en 1ª Pedro 2:5.- “Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo”.

Y en Efesios 2:20-22 leemos estas palabras:
Efesios 2:20 “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular”.
Efesios 2:21 “En él todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor”.
Efesios 2:22 “En él también ustedes son edificados juntamente para ser morada de Dios por su Espíritu”.

Todos somos piedras del mismo edificio. Las Escrituras Sagradas nos dan mucha instrucción respecto a nuestras relaciones mutuas. He aquí algunas palabras de consejo que el apóstol dirigió a algunas iglesias:

Efesios 4:2-3.- “Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”,
“solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vinculo de la paz”.

Efesios 4:29.- “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes”.

Efesios 4:23.- “Antes ser benignos unos con otros, misericordioso, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

Gálatas 6:2.- “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”.

Gálatas 6:10.- “Así que según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe”.

Colosenses 3:14.- “Y sobre todas estas cosas de amor, que es el vínculo perfecto”.

En estos versículos se enseña claramente que la comunidad de creyentes tiene una gran responsabilidad de cada uno hacia los otros. Entre los creyentes, más que en cualquier otro grupo de personas, se ha de manifestar el espíritu de comunidad: compañerismo, comunión, asociación, amor, interés, dar y recibir. La iglesia primitiva practicó esta clase de ESPÍRITU DE COMUNIDAD (HECHOS 2:43-47).

Cuando edificamos en comunidad con otros, debemos ser adaptables. ¡NO DIJE CAMBIABLES! Una persona adaptable es aquella que se ajusta a las formas más adecuadas de suplir las necesidades de otros con una meta común. Si queremos ganar a nuestra comunidad para Cristo, hemos de trazar un plan. Más siempre hemos de estar dispuestos a que el ESPÍRITU SANTO nos dirija. Si ÉL desea cambiar el plan, permítaselo.

Sólo de esa manera, usted tendrá una vida plena y resplandecerá en su rostro la presencia de Dios. Así podrá ser un instrumento que influya en la construcción de un mundo mejor, pues con su testimonio predicará más que con sus palabras y la misión encomendada de RESCATAR PERSONAS PARA EL REINO DE DIOS será algo tan real, y tan hermoso, que logrará las metas trazadas en el plan de construcción de su comunidad.

Y ES POR ESO QUE EL LLAMADO ES: EDIFIQUEMOS SOBRE UN FUNDAMENTO APROPIADO

MATEO 7:24-27.- “Por lo tanto, quien oiga mis enseñanzas y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que construyó su casa sobre roca”.
“Llovió fuerte, los ríos crecieron, los vientos soplaron y golpearon contra aquella casa. Sin embargo, la casa no se cayó porque estaba construida sobre roca.”
“Pero el que oiga mis palabras y no las ponga en práctica, será como el necio que construyó su casa sobre la arena.”
“Llovió fuerte, los ríos crecieron, los vientos soplaron y golpearon contra la casa. La casa se derrumbó y fue todo un desastre”.

Dos hombres están excavando un pozo. Un tercer hombre pasa por ahí y pregunta:

¿Qué está haciendo con la pala, señor?
Solo estoy excavando este pozo

¿Y usted señor?
Bueno, yo estoy edificando una hermosa escuela.

¿Nota la diferencia entre la perspectiva o actitud de cada hombre? Uno lo
consideraba sólo como un arduo trabajo. No podía ver más allá del trabajo que debía realizar en ese momento. El otro si pudo ver hacia el futuro, la hermosa escuela que sería edificada en ese lugar.

¿Es usted como el primer hombre o el segundo? ¿vislumbra usted un hermoso edificio , o sólo fango que se ha de excavar? Debemos considerar sobre el fundamento sobre el cual debemos edificar y cómo edificar sobre ese fundamento. ¡Seamos edificadores en nuestra comunidad!

La vida cristiana es semejante a un edificio. Bajo cada gran edificio debe haber un buen cimiento. Los cimientos o fundamentos generalmente se hacen de piedra y cemento. Sostienen a todo el edificio. Sin ese fundamento el edificio se derrumba. Lo mismo ocurre con la vida cristiana. Su espíritu de comunidad debe basarse sobre la roca sólida, JESUCRISTO. Él es el fundamento.

La Biblia dice en 1ª Corintios 3:11.- “La base de todo ya está construida y nadie puede construir otra porque esa base es Jesucristo.”

Jesús contó la historia de dos edificadores en Mateo 7:24-27. Uno edificó su casa sobre la roca, sobra decir que tenía un muy buen fundamento. El otro edificó su casa sobre la arena, sin un fundamento apropiado. Las tormentas de desataron y comenzaron las inundaciones. La casa edificada sobre la arena se desplomó, pero la casa edificada sobre la roca, permaneció firme.

En esta historia, Jesús dijo que el hombre sabio que edificó sobre una roca es como un hombre que obedece las palabras de Cristo. La roca sobre la cual edifica son las enseñanzas de Cristo. El hombre que edificó sobre la arena es como el que no obedece las palabras de Cristo. Desde hace muchos años, los ladrillos y las piedras se han usado como materiales de construcción.

Los mismos ladrillos o piedras que se pueden usar para construir iglesias, escuelas y hospitales, pueden usarse también para construir cárceles. Las mismas piedras que se usan para edificar puentes pueden usarse también para edificar paredes. La única diferencia reside en el diseño de los planos del constructor.

Los puentes les permiten a las personas a circular en dos direcciones al pasar por sobre los obstáculos. Los puentes constituyen medios para establecer comunidad. Unen a las personas, es decir, producen comunión, producen una relación en doble sentido, o sea ida y regreso, una relación de dar y recibir.

Ahora bien, algunos puentes o paredes pueden edificarse sin ladrillos o piedras. Edificamos puentes al demostrar amistad, ayudar a la gente, al estar a su disposición cuando nos necesitan. O edificamos paredes cuando negamos nuestra amistad y nos aislamos de los demás.

Es muy diferente decir que creemos en Cristo, y otra de que vivimos en
obediencia a sus Palabras. Jesús dijo en Mateo 7:21.- ” Algunos que me dicen: ‘¡Señor, Señor!’, no tendrán parte en el reino de Dios. Sólo entrará el que obedezca a mi Padre que está en el cielo.”

Usted necesita un fundamento sólido en su vida sobre el cual basarse en las tormentas de la vida. Estas se presentan de las mas variadas manera: la muerte de un ser querido, enfermedad, pérdida de posesiones o tentaciones. Si hemos edificado sobre el fundamento de la obediencia a Dios, tenemos una conciencia limpia y la confianza de que El nos ayudará en medio de las tormentas. Leemos en 1ª Juan 3:21-22.- “Queridos amigos, si no nos sentimos culpables de estar haciendo lo malo, entonces podremos acercarnos a Dios sin miedo.” “Recibiremos de él cualquier cosa que le pidamos porque obedecemos sus mandamientos y estamos haciendo lo que a él le agrada.” Sólo nuestra fe y nuestro fundamento en el Señor y en su Palabra nos guardará durante tiempos difíciles. ¿ES ÉL SU FUNDAMENTO? ¿ES USTED OBEDIENTE A SU PALABRA?

Si su respuesta es SÍ, está usted poniendo un fundamento sólido a su vida Y A SU FAMILIA. Si no, pídale a Dios que le ayude a obedecerle, para que pueda ser un vencedor en esta vida y así dedicarse por completo a la tarea encomendada por NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR JESUCRISTO, que no es otra que RESCATAR PERSONAS PARA EL REINO DE DIOS.

marzo 23, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

La bienaventuranza del perdón

SALMO 32:1.- “Dios mío, tu perdón nos llega a todos como una bendición; tu perdón borra nuestros pecados y rebeldías”

Hay salmos en la Biblia que son de bienaventuranzas. Éste por ejemplo nos habla del perdón, el de la vida recta y el de la vida benéfica. Este salmo era cantado el día de la expiación. Su autor: David, había dado mal ejemplo con su pecado; ahora hace público testimonio de su arrepentimiento y perdón.

El considera bienaventurado a los inocentes, a los que no mintieron; reconoce que no quería confesar su pecado, pero a que su vez se debilitaba cada día más.

Lo que pasa es que cuando una persona oculta su realidad pecaminosa, Dios hace cada día más difícil la vida, pues ÉL ama la santidad.

Pero a quien Dios llama bienaventurado:

01.- No al justo, porque no lo hay. Hay quienes se creen justos. Se engañan. Cristo nada tiene para ellos. Marcos 2:17.- “Jesús los oyó y les contestó: -Los que necesitan al médico son los enfermos, no los sanos. Y yo vine a invitar a los pecadores para que regresen a Dios, no a los que se creen buenos.”

02.- No el que logra ocultar su pecado. Su conciencia lo sabe. Dios lo sabe. Teme que se descubra. Proverbios 28:13.- “Quien esconde su pecado jamás puede prosperar; quien lo confiesa y lo deja, recibe perdón.”

03.- No el que cree que puede pagar su deuda. Así piensan muchos, que por su dinero serán perdonados y salvos. O por hacer obras. Falsa idea del pecado; no tiene más que una pena: muerte. Obras, penitencias y lágrimas no salvan.

Romanos 11:6.- “Pero Dios los eligió porque él es bueno, y no porque ellos hayan hecho algo para merecerlo. Esto sólo puede suceder así porque Dios es bueno de verdad.”

Efesios 2:9.- “La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso.”

04.- “El perdonado”. El perdón supone culpa previa y merecimiento de castigo. ¿Qué es perdón? Jeremías 50:20.- “Cuando llegue ese día, perdonaré a los que aún queden con vida. A Israel y Judá les perdonaré su maldad.” Pero este es un acto soberano de Dios. Sólo ÉL puede perdonar. Isaías 43:25.- “Pero yo soy tu Dios, borraré todos tus pecados y no me acordaré más de todas tus rebeldías.”

¿Por qué bienaventurado?

01.- Porque ha escapado de un gran castigo, la muerte misma. Algo inimaginable. Términos en que se describe en las Escrituras.

02.- Ha reanudado sus relaciones con Dios. Lejos de ÉL no hay dicha posible.

03.- Ha recobrado la paz. Romanos 5:1.- “Dios nos ha aceptado porque confiamos en él. Esto lo hizo posible nuestro Señor Jesucristo. Por eso ahora vivimos en paz con Dios.”

04.- Se le ha abierto la puerta a grandes privilegios y bendiciones.

05.- Puede principiar de nuevo. Ya no vive en el pecado y la Escritura dice: 2°Corintios 5:17-19.- “Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva. Y todo esto viene de Dios. Antes éramos sus enemigos, pero ahora, por medio de Cristo, hemos llegado a ser sus amigos, y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia: por medio de Cristo, Dios perdona los pecados y hace las paces con todos.”

Pero, ¿cómo lograr la bienaventuranza?

Los seres humanos han querido hacer difícil el camino. Han llenado al mundo de reglamentos y restricciones. Pero la misericordia de Dios lo hace fácil.

Solo pide dos pasos:

01.- Arrepentimiento. El cual vemos ilustrados en la historia del hijo pródigo. Y el Salmo 51:17.- “Para ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente.”

02.- Fe en Jesucristo:

a.- La eficacia de su sacrificio. 1° Juan 1:7.- “Pero si vivimos en la luz, así como Dios vive en la luz, nos mantendremos unidos como hermanos y Dios perdonará nuestros pecados por medio de la sangre de su Hijo Jesús.”

Hebreos 9:28.- “De la misma manera, Cristo se ha ofrecido una sola vez para que muchos seamos perdonados de nuestros pecados. Después él volverá otra vez al mundo, pero no para morir por nuestros pecados, sino para salvar a todos los que esperamos su venida.”

b.- Su disposición para recibirlo. Mateo 11:28.- “Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar.”

Juan 6:37.- “Todos los que mi Padre ha elegido para que sean mis seguidores vendrán a buscarme; y cuando vengan, yo no los rechazaré.”

c.- Entrega sin reservas a ÉL. No ser como Pedro, que se resistía a que el Señor le lavara los pies.

¿Es tuya esta bienaventuranza?
¿Quieres hacerla tuya?

¡VEN A CRISTO! NO DEMORES TU DECISIÓN

Abraham W. Barrera Bakit
PASTOR

marzo 20, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

DEPENDA DE LA PALABRA DE DIOS

DEPENDA DE LA PALABRA DE DIOS

Abraham W. Barrera Bakit
PASTOR

Jeremías 23:29-32.- “Estoy cansado de sus mentiras. ¡Y todavía se atreven a decir que hablan de mi parte! Estoy en contra de esos profetas que dicen haber recibido mensajes de mi parte, pero yo no les he comunicado nada. Esa clase de mentiras no le hace ningún bien a mi pueblo; al contrario, lo conducen al error.”

”Mi palabra es tan poderosa como el fuego, y tan dura como un martillo; ¡hasta puede hacer pedazos una roca! Les aseguro que así es.”

Jeremías 20:7-13.-

7 “Jeremías le dijo a Dios: «Dios mío, con lindas palabras me llamaste, y yo acepté tu invitación. Eres más fuerte que yo, y por eso me convenciste. »A toda hora, la gente se burla de mí.”

8 “Cada vez que abro la boca, tengo que gritar: “¡Ya viene el desastre! ¡Ha llegado la destrucción!” No hay día que no me ofendan por predicar tu mensaje.

9 »Hay días en que quisiera no acordarme más de ti ni anunciar más tus mensajes; pero tus palabras arden dentro de mí; ¡son un fuego que me quema hasta los huesos! He tratado de no hablar, ¡pero no me puedo quedar callado!

10-12 »La gente, en tono burlón, me grita: “¡Hay terror por todas partes!” También los oigo cuando dicen: “¡Vamos a denunciarlo!” Hasta mis mejores amigos quieren que yo cometa un error; buscan cómo ponerme una trampa para derrotarme y vengarse de mí. »Pero tú, mi Dios, eres el Todopoderoso. Tú examinas al que es justo y sabes lo que pensamos y deseamos Eres un guerrero invencible, y siempre estás a mi lado; por eso no podrán vencerme los que me persiguen; ¡quiero ver cómo los castigas, porque en ti confío! ¡Quiero ver cómo los derrotas y los pones en vergüenza! ¡Que nunca nadie se olvide de que tú los derrotaste!”

13 “Alabemos a nuestro Dios, porque él libera a los pobres de las garras de los malvados.”

“No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre”, dijo el profeta Jeremías, del Antiguo Testamento, refiriéndose a Dios. En momentos de desaliento se quejó ante el Señor diciendo “cada cual se burla de mí”. “Porque cuantas veces hablo…… porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día.”

Pero algo le ocurrió a Jeremías. ¡El mensaje de Dios le quemaba como fuego en su interior! El profeta dijo: “traté de sufrirlo, y no pude.”. Experimentó el poder vivificador de la Palabra de Dios. Entonces pudo decir: “¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?”.

En su obra de compartir las Buenas Nuevas, recuerda que la Palabra de Dios es como fuego. El fuego consume las cosas; la Palabra de Dios es verdad; llena de calor el corazón. La Palabra de Dios también es como martillo. El martillo hace pedazos. ¿Ha visto cómo algunos obreros con grandes martillos hacen pedazos grandes rocas? La Palabra de Dios, como martillo tiene poder para quebrantar los corazones endurecidos. Pero recuerde que su Palabra es el martillo -¡no usted! POR ESO APRENDA A DEPENDER DE LA PALABRA DE DIOS.

Pues:

La Palabra de Dios constituye su autoridad en la obra de ganar personas para el Reino de Dios
La Palabra de Dios posee un poder grandioso
La Palabra de Dios y el Espíritu Santo trabajan unidos
La Palabra de Dios debe convertirse en parte vital de su vida.

Es ahí lo importante de depender de la Palabra de Dios, porque nos ayuda a comprender el rol de Dios para revelar el pecado, impartir fe y producir conversión. Además sentir la armonía que existe entre la obra del Espíritu Santo y la Palabra de Dios. Por último podrá usar las Escrituras Sagradas con mayor efectividad en la obra de ganar personas para el Reino de Dios.

Pablo escribiendo a Timoteo le dice que “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”, puesto, entonces, que las Escrituras son inspiradas por Dios, su autoridad proviene del nivel más sublime. No existe en el mundo autoridad mayor.

La Biblia no sólo nos da autoridad para proclamar su mensaje, sino que también es la autoridad porque es la revelación misma de Dios. Por esa razón es un libro único, singular, superior a todos los otros libros religiosos. La Biblia registra las Buenas Nuevas de Salvación por la fe en Jesucristo. Es la “palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificarnos y daros herencia con todos los santificados” (Hechos 20:32).

Todo el mensaje de la Escritura puede resumirse así: “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.” El Antiguo Testamento revela la recta ley de Dios. El Nuevo Testamento cumple la ley, anunciando la gracia y la verdad por medio de Jesucristo.

La gracia, que vino a través de Jesucristo, presenta la solución al problema del pecado. Esta reside en la persona y obra de Jesús. El sobresale en la historia como el Único Salvador del mundo. “Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia” (Juan 1:16). Podemos ser salvos por la misericordia, el amor y la gracia de Dios que están en su Hijo, Jesús (Efesios 2:4-5).

El poder de la Palabra de Dios es grandioso. Ella revela el pecado (Romanos 1:30), es una espada que penetra el corazón (Hebreos 4:12) y cuenta acerca de la Salvación (Juan 10:10). Genera fe (Juan 20:31) y produce Conversión (1ª Pedro1:23).

La Palabra de Dios es la herramienta del Espíritu Santo para producir conversión. (Efesios 6:17).

Podemos ver esta acción conjunta el día de Pentecostés, Pedro, lleno del Espíritu Santo, predicó la Palabra de Dios con gran poder a miles de personas que se reunieron en las calles de Jerusalén (Hechos 2:14-40).

La recomendación es que la Palabra de Dios more en abundancia en nosotros (Colosenses 3:16). La Palabra de Dios debe convertirse en parte de su vida y testimonio, es decir, de allí debe emanar su norma de vida permanentemente. Nada ni nadie debe tomar el lugar de la Palabra de Dios en su mente y en su corazón.

marzo 15, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

CONFÍE EN EL ESPÍRITU SANTO

CONFIE EN EL ESPIRITU SANTO
Abraham W. Barrera Bakit
PASTOR
Hechos 1:8.- “Pero quiero que sepan que el Espíritu Santo vendrá sobre
ustedes, y que recibirán poder para hablar de mí en Jerusalén, en todo el
territorio de Judea y de Samaria, y también en los lugares más lejanos del
mundo.”
El sonido de un fuerte viento resonó en toda la casa donde estaba sentada
la gente. De pronto, apareció el fuego, dividido en llamas o lenguas posándose
sobre las cabezas de los presentes. Entonces, desde ese instante, comenzaron a
alabar a Dios en un idioma desconocido, que no habían aprendido de antemano.
Jesús había ascendido al cielo. Como 120 seguidores de EL se habían
reunido para orar y esperar en el Señor. Entre ellos estaban los hermanos de
Jesús, los apóstoles, y varias mujeres –incluso María, la madre de Jesús. Ellos
habían oído el ruido de viento, habían visto el fuego, y al rendirse al ESPÍRITU
SANTO, EL usó sus lenguas para contar en otros idiomas las maravillas de Dios.
Era el día de Pentecostés. HECHOS 2:1-4.- “Cuando llegó el día de
Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un
estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa
donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de
fuego, asentándose sobre cada uno de ello. Y fueron todos llenos del
Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les
daba que hablasen”.
De inmediato se congregó una gran multitud, maravillada y atónita. Algunos
se burlaban de los seguidores de Jesús. Están llenos de mosto decían. Entonces
Pedro se puso de pie y en voz alta le predicó a la multitud acerca del significado
del Pentecostés. El significado de lo que allí estaba sucediendo. Tres mil
personas fueron rescatadas para el Reino de Dios, Es decir, tres mil personas
aceptaron su mensaje respecto a Cristo. LA IGLESIA COMENZÓ A CRECER
CUANDO PEDRO PREDICÓ EN EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO.
El evento Pentecostal nos presenta este mensaje hoy: CONFÍE EN EL
ESPÍRITU SANTO, USTED TAMBIÉN PUEDE RECIBIR ESE PODER Y
COLABORAR EN EL CRECIMIENTO DE SU IGLESIA.
Bueno es considerar tres aspectos:



EL ESPÍRITU SANTO LE AYUDA A ORAR EFECTIVAMENTE
EL ESPÍRITU SANTO LE GUÍA A GANAR ALMAS
EL ESPÍRITU SANTO LE CAPACITA PARA EVANGELIZAR.Al Espíritu Santo se le puede llamar el GRAN EVANGELISTA. Sucede que
después de la ascensión de Jesús, el ESPÍRITU SANTO fue enviado como OTRO
CONSOLADOR, para revelar la verdad acerca de Dios (Juan 14:16-17). El unge
la predicación y la enseñanza de la Palabra de Dios, abre los corazones y
hace que Cristo sea real en sus discípulos, o sea en usted. Opera dentro de
la vida de los creyentes, les ayuda a crecer en madurez cristiana y para
glorificar al Señor.
El apóstol Pablo, en su enseñanza sobre los dones del Espíritu, escribió
acerca de dos clases de oración. Dijo que en ocasiones oraba “con el espíritu”,
pero en otras “con el entendimiento” (1a CORINTIOS 14:15).
Orar en el Espíritu significa que usted rinde su espíritu a EL, quien a su vez
le habla a usted en otro idioma. De esta manera el ESPÍRITU SANTO puede
pasar por alto su mente y usar la lengua rendida para orar de acuerdo con la
voluntad de Dios. De ese modo la mente no puede estorbarle a la voluntad de
Dios con pensamientos de duda.
También podemos orar con nuestro entendimiento, y Dios puede darnos
comprensión al orar. Cuando conocemos una necesidad o estamos conscientes
de una emergencia podemos acudir a Dios y saber que nos oye. A menudo
cuando dirigimos a otros en oración el Espíritu Santo nos unge para que oremos
con confianza y autoridad que no son nuestras. El ESPÍRITU SANTO ha realizado
grandes obras cuando alguien o un grupo de personas se han entregado a la
oración ferviente. Si es un grupo mejor, pues la unión produce fuerza y victoria.
LEVÍTICO 26:8.- “Cinco de vosotros perseguirán a ciento, y ciento de
vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán” YO LO
CONSIDERO DE ESA MANERA Y ¿USTED?
La tarea urgente es ganar almas, es RESCATAR PERSONAS PARA EL
REINO DE DIOS, por ello es imprescindible que se deje guiar por el ESPIRITU
SANTO en la oración y así adquirir el PODER para realizar la gran comisión y ser
un provocador de milagros. Y el mismo ESPIRITU SANTO en respuesta a su
oración LE GUIARÁ A GANAR PERSONAS y a obrar prodigios y milagros.
Todos conocemos la historia de Felipe, es narrada en HECHOS 8:26-39. El
ESPÍRITU SANTO conocía la necesidad de un hombre solitario. Entonces un
ángel enviado por el Señor visitó a Felipe y le dijo “Levántate y ve hacia el sur,
por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza”. Fue dirigido al lugar
correcto. Felipe obedeció. Y el viajero que vestía elegantemente en su camino
por el desierto hacia Gaza, fue RESCATADO. Si usted CONFIA Y SE DEJA
GUIAR POR EL ESPÍRITU SANTO, EL LE LLEVARÁ HACIA LAS PERSONAS
QUE NECESITAN A CRISTO Y AÚN MAS COLOCARÁ EN USTED LAS
PALABRAS PRECISAS LLENAS DE SABIDURÍA Y PODER.
Tenga la seguridad que EL le proveerá oportunidades permanentemente
para evangelizar este mundo. Solamente se debe obedecer la dirección delESPÍRITU SANTO, porque EL le capacitará para RESCATAR PERSONAS PARA
EL REINO DE DIOS.
Debe usted ser lleno del ESPÍRITU SANTO antes que pueda experimentar
plenamente su poder en su vida y en su obra. A ello se refirió Jesús cuando dijo
que sus seguidores serían testigos de EL. Los alentó, igual como nos alienta a
nosotros: “Yo enviaré la promesa del Padre sobre vosotros” (LUCAS 24:49)
El poder dinámico para la evangelización efectiva, comprenderá usted más
y más, radica en la PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO. Es el Espíritu de Poder, y
el propósito de ese poder consiste en hacernos testigos del Cristo vivo.
Como seguidores de Cristo debemos obedecerle, esperar en oración y
adoración. Y así estaremos llenos, rebosantes del ESPÍRITU SANTO y podremos
contar de las maravillas de Dios, y ver los frutos de nuestra predicación, que será
la predicación del ESPÍRITU SANTO.
EL da valentía (HECHOS 4:13), pero también imparte amor (ROMANOS
15:30, GÁLATAS 5:22 Y ROMANOS 5:5). El convence de pecado. En la gran
obra de compartir las BUENAS NUEVAS, el ESPÍRITU SANTO va delante de
nosotros. Obra en el corazón del probable convertido, inquietándolo y
causándole molesta hasta que se arrepiente de su maldad y SE RINDE AL
SEÑOR, el ÚNICO MEDIO DE SALVACIÓN (JUAN 16:8-9).
Finalmente, el reparte dones para ayudar en la evangelización. Son
hermosos, para la obra de evangelización y para la edificación de la congregación.
Para compartir LAS BUENAS NUEVAS con los demás se necesitan mucho los
dones espirituales, por eso usted debe procurar a través de la CONSAGRACIÓN
Y LA ORACIÓN que éstos se desarrollen en su vida.
Una palabra final, CONFÍE EN EL ESPÍRITU SANTO.

febrero 20, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

ABRAZAR LA FE CRISTIANA

ABRAZAR LA FÉ CRISTIANA
Abraham W. Barrera Bakit
PASTOR

MARCOS 1:15.- “¡Ya está cerca el día en que Dios comenzará a reinar! Vuélvanse a Dios y crean en la buena noticia.”

El llamado de nuestro Señor y Salvador Jesucristo es claro y categórico: ARREPENTÍOS (vuélvanse) Y CREED EN EL EVANGELIO (crean).”

En otras palabras eso significa que cada ser humano sobre esta tierra debe ABRAZAR LA FE CRISTIANA, y esa es una tarea que se nos ha impuesto a nosotros y que es corroborada en la gran comisión de MATEO 28:19-20.- “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”

Pero para eso tenemos que entender claramente qué significa abrazar la fe cristiana, para poder llevar a cabo esta tarea. Abrazar la fe cristiana no significa aceptar una filosofía o un juego de normas, o creer en una lista de principios abstractos, tampoco significa regirse por un conjunto de reglamentos de inspiración humana, ni asistir todos los días religiosamente a la iglesia; abrazar la fe cristiana significa permitir a Dios que entre y viva en nosotros (COLOSENSES 1:27). Y para que eso ocurra deben suceder algunas cosas importantes en la vida. Podríamos decir entonces que:

01.- ABRAZAR LA FE CRISTIANA SIGNIFICA ARREPENTIRNOS (HECHOS 2:38; 26:16). Y eso, a su vez, significa querer ser diferentes, admitir que estamos en el mal camino y que queremos volver a la buena senda. Muchos vienen a Jesús, porque saben que están en un callejón sin salida pero si están dispuestos a cambiar, Jesús los acepta y atiende a sus necesidades.

02.- ABRAZAR LA FE CRISTIANA SIGNIFICA CONVERTIRNOS (HECHOS 3:19; MATEO 18:3). Y para eso hay que darse vuelta y caminar en la dirección opuesta –la verdadera dirección- CON JESÚS.

03.- ABRAZAR LA FE CRISTIANA SIGNIFICA SER PERDONADO (SALMO 103:11-12). Y eso significa ser despojados de nuestros pecados como si jamás hubieran existido y que no queden ni rastros de ellos. Más aún, significa ser perdonados cada día, ¡vivir en estado de perdón! (1ª Juan 1:9).

04.- ABRAZAR LA FE CRISTIANA SIGNIFICA NACER DE NUEVO (JUAN 3:1-21; 1ª PEDRO 1:23). Y aquí llegamos al meollo del asunto. Un erudito y anciano dignatario fue a Jesús de noche buscando respuestas a sus interrogantes. Y la respuesta de Jesús fue precisa “Nicodemo, tienes que nacer de nuevo”

Seguramente el anciano sacudió la cabeza, no entendía y preguntó ¿cómo es posible que un hombre ya grande vuelva a nacer?¿puede acaso entrar de nuevo e el vientre de su madre para volver a nacer?

Para un hombre docto y erudito era muy pobre la respuesta dada a Jesús. Pues El no estaba hablando del nacimiento físico, Nicodemo necesitaba al igual como lo necesita todo el mundo NACER DEL ESPÍRITU.

La Biblia nos enseña que Dios creó al hombre con la capacidad suficiente para conocerle y corresponderle. Pero desde el comienzo el ser humano interrumpió esa relación y cuando lo hizo, murió espiritualmente y transmitió esa muerte espiritual a todos sus descendientes. Lo más recóndito de nuestra personalidad, el espíritu o pneuma, fue creado con el propósito principal de conocer a Dios. Cuando el ser humano, en el comienzo, destruyó la relación con Dios –lo que llamamos la caída del hombre- esa parte recóndita queda fuera de acción, y siempre desde entonces el hombre actuó a impulsos de su alma y de su cuerpo. El alma o psyquis es el componente psicológico, formado por nuestro intelecto, nuestra voluntad y nuestras emociones. Esta parte de nuestra personalidad es maravillosa cuando está bajo el control de Dios a través del Espíritu, pero es capaz de cosas terribles cuando está descontrolada.

He aquí el por qué la historia de la humanidad está plagada de odio, derramamiento de sangre, crueldad y confusión. LOS SERES HUMANOS ESTÁN MUERTOS ESPIRITUALMENTE: “muertos en vuestros delitos y pecados” (EFESIOS 2:1), procurando vivir de acuerdo al alma pero fuera de todo contacto con Dios y, por lo tanto, perdidos (LUCAS 19:10). La palabra perdido significa no saber dónde se está, a dónde se va, ni qué se es. Si no se corrige esa situación, naturalmente significa el infierno, significa que la persona se perderá eternamente, y morará en la oscuridad, en el miedo, en rebelión, en el odio, separado de Dios para siempre; y no solamente eso, sino que será parte de la interminable destrucción del diablo y sus ángeles. LA NECESIDAD MÁS URGENTE Y APREMIANTE ES QUE LAS PERSONAS TENGAN UN RENACER, UN VOLVER A LA COMUNIÓN CON DIOS; Y ESO, EXACTAMENTE, ES LO QUE JESUCRISTO ESTÁ OFRECIENDO. Y ES USTED LA PERSONA ENCARGADA POR DIOS DE HACER LLEGAR ESTE OFRECIMIENTO AL MUNDO.

Jesús satisfizo los requerimientos de la justicia de Dios al morir por nosotros. Jesús era Dios en carne humana, la encarnación de la segunda persona de la divinidad, el Dios Creador, por quien el Padre creó el universo (EFESIOS 3:9; HEBREOS 1:2). Cuando Jesús murió en la cruz, porque era Dios y porque era inocente, satisfizo totalmente la justicia en beneficio de todos los pecados que el hombre había cometido o que cometería en el futuro.

De esta manera resolvió Jesús el problema de nuestra culpabilidad que nos mantenía apartados de Dios, y cuando murió y resucitó quedó expedito el camino al Padre, por medio de quien fue posible que la vida de Dios se hiciera presente y morara en nosotros. El único requisito que se nos exige a nosotros es que reconozcamos que hemos vivido en el error y pidamos perdón. Luego debemos pedirle a Jesús que venga y viva en nosotros y que sea nuestro Señor y Salvador. Por medio del Espíritu Santo, Jesús entra en nuestras vidas, nuestros pecados son borrados por su sangre derramada, y obtenemos vida diferente. El Espíritu Santo se une a nuestro espíritu (1ª CORINTIOS 6:17) haciéndolo pasar de muerte a vida; NACE DE NUEVO y se transforma en lo que Pablo llama una “nueva criatura” 2ª CORINTIOS 5:17.

Esa nueva vida creada por el Espíritu Santo en nosotros, es lo que Jesús llama VIDA ETERNA. Es la vida de Dios en nosotros. ES EL MENSAJE QUE DEBEMOS TRANSMITIR. SOLAMENTE EN CRISTO HAY VIDA.

Por lo anterior, amiga, amigo, tu que lees estas líneas, te invitamos hoy para que ACEPTES Y RECIBAS A JESUCRISTO COMO TU ÚNICO SALVADOR PERSONAL Tu vida de verdad cambiará.

Y si lo has hecho, entonces, te motivamos a llevar el mensaje de Jesucristo a todas las naciones, el mundo tiene que darse cuenta que está extraviado, que está yendo en la dirección equivocada, debe admitir cuan equivocados están y reconocer a Jesucristo como el Señor de sus vidas. ESA ES SU TAREA Y SU MISIÓN, QUE TODAS LAS PERSONAS ABRACEN LA FÉ CRISTIANA.

febrero 13, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

ES NECESARIO GANAR EL MUNDO

ES NECESARIO GANAR AL MUNDO

Abraham W. Barrera Bakit
PASTOR

LUCAS 10:2.- “Jesús les dijo: Son muchos los que necesitan entrar en el reino de Dios, pero son muy pocos los que hay para anunciar las buenas noticias. Por eso, pídanle a Dios que envíe más seguidores míos, para que compartan las buenas noticias con toda esa gente.””.

EL DESAFÍO ES GRANDE

Ya hemos leído Lucas 10:2, y la descripción que Cristo dio de la cosecha es clara y categórica: Está madura y es mucha. Bueno, este es un cuadro de gente en tiempos de Cristo y en los nuestros.

Cada día la población mundial aumenta considerablemente, por ejemplo en 1930 la población mundial era de 2 mil millones de personas, en 1980 alcanzaba los 4 millones y actualmente supera los 6 mil millones de habitantes. Es decir en tan sólo veinte años la población mundial aumento en 2 mil millones de personas.

¿Qué significan estas cifras para nosotros los creyentes en Cristo?

Pues significa que la mayoría de las personas que nos rodean no son salvas. Comprenderá también, que hoy existen más inconversos que en cualquier otra generación anterior. Todo significa que se necesita a cada creyente para que les cuente a otros acerca del Salvador.

Cierto predicador, en Asia, contó en cierta ocasión la historia de Cristo del pastor con las cien ovejas. Una se perdió. Dejando las noventa y nueve en un lugar seguro, el fiel pastor se fue en busca de la perdida. Por fin la encontró y la rescató. ¡Se alegró mucho! Llamó a sus amigos y vecinos para que se alegraran junto a el.

Sin embargo, dijo el predicador, “en nuestro país sucede lo contrario. Sólo una oveja está en el aprisco y las noventa y nueve están perdidas. Es decir, unas cuantas personas han sido salvas. Por eso se hace necesario encontrar a las demás para traerlas a Cristo.

Las personas están perdidas

¿Se ha perdido usted alguna vez? Entonces, recordará cuán impotente y solo se sintió. No sabía dónde ir. Necesitaba que alguien más le ayudara a encontrar su rumbo de nuevo.

Jesucristo usó la palabra perdida para describir la condición espiritual de los inconversos. Esta condición no tiene nada que ver con su posición social. Pueden ser personas bien educadas, respetuosas de la ley, pero aún así estar perdidas espiritualmente. Ya sean ricas o pobres, si no tienen a Cristo en su vida están perdidas. ¡Lo más triste de esta condición perdida radica en que muchos no se dan cuenta de que están perdidos!

Cierto hombre viajaba en un tren. Su boleto le daba derecho a un cómodo asiento. Disfrutaba del bello paisaje cuando se le acercó el inspector de boletos. ¡Entonces recibió la desagradable sorpresa de que había abordado el tren que lo llevaba en rumbo opuesto al suyo! Muchos en el mundo actual son como este viajero. Van rumbo opuesto al debido, pero no se dan cuenta. Quizás sean muy sinceros en lo que creen que es correcto, pero el serlo no basta. Necesitan tomar el rumbo correcto hacia el camino de salvación.

¿A tratado de imaginarse cómo se siente Jesucristo al ver a los perdidos?

Las personas padecen necesidades

Por más que pienso, no puedo recordar a ninguna persona que no padezca algún tipo de necesidad. ¿Puede usted mencionar a alguna? Incluso las familias ricas padecen necesidades. Un rico puede tener de todo lo que se compra con dinero. Puede tener abundancia de comida, ropa, muchas propiedades y vehículos, etcétera, más a pesar de todo puede sentirse muy triste porque talvez padece de alguna enfermedad incurable.

Las necesidades de la gente son muy variadas. Centenares de miles de personas padecen necesidades básicas como alimento, ropa y casa. ¡Necesitan mucha ayuda!

Otros se sienten abrumados por problemas sicológicos y mentales; no tienen gozo ni paz. Otro anhelan ser amados mientras otros más necesitan valor y que se les levante el espíritu. Y millones de personas buscan la manera de mejorar su educación, o de ser aceptadas socialmente.

Pero la necesidad más urgente de las personas es espiritual. Alguien debe estar consciente de esa necesidad y estar dispuesto a hacer algo para suplirla. Que está haciendo usted.

LOS PERDIDOS NECESITAN A CRISTO

Cristo es el único medio de salvación

La Biblia dice claramente que la fe en Cristo es el único medio de salvación. El dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

Cierto hombre que cayó accidentalmente en un pozo profundo comenzó a pedir ayuda. La primera persona que pasó por allí se detuvo, pero sólo le dijo que debió haber sido más cuidadoso y hubiera evitado el accidente. La segunda persona que se detuvo lo culpó de su error. Entonces la tercera persona se detuvo y le dijo bondadosamente: “lamento mucho que estés en ese pozo profundo”.

El hombre aquél no necesitaba consejos sabios, ni compasión. ¡Necesitaba que lo rescataran! Finalmente pasó otra persona y, al ver la desesperación del hombre, corrió a buscar sogas con las que lo sacó. Esta persona se convirtió en salvador de ese hombre.

Cristo vino a sacar a la gente del pozo profundo del pecado y a mostrarles el camino de vida. Los hombres perdidos, caídos, necesitan a un salvador semejante. Cristo no fue enviado al mundo para condenarlo, sino para que “sea salvo por él” (Juan 3:17).

Sabemos que las personas están perdidas espiritualmente. En Lucas 15 Cristo contó hermosas historias acerca de las personas que buscaban sus valiosas pertenencias. Según Lucas 15, la historia del pastor que va en busca de la oveja perdida demuestra que Jesús “vino a buscar y a salvar” a toda persona perdida en su pecado (Lucas 19:10). Todos le son importantes al Señor; ¡todos le son de sumo valor! El “ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo” (1ª Juan 4:14). Como la mujer que encendió una lámpara, barrió su casa y buscó cuidadosamente hasta que encontró su moneda, nuestro Salvador busca a los perdidos.

Jesús dijo que hay gozo en cielo cuando los perdidos se arrepienten de sus pecados (Lucas 15:7-10), ¡porque los perdidos son hallados!

Dios quiere que todos sean salvos

Ezequiel 33:11.- “Vivo yo, dice Jehová, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva”

1ª Timoteo 2:3-4.- “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”

2ª Pedro 3:9.- “El Señor…es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”

Por estos textos bíblicos vemos claramente que Dios desea que todos sean salvos. Quiere que todos los perdidos sean hallados y que se les cuide.

DIOS LE HA ESCOGIDO A USTED PARA EVANGELIZAR

¿Comparte la idea de que usted debe participar en la tarea de dar a conocer a Cristo ante los demás? Así lo esperamos. Jesús dijo: “Yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto” (Juan 15:16). Jesús es la vid; nosotros los pámpanos. El desea que todo pámpano produzca fruto –por esta razón nos da su vida y su fuerza.

El es Dios-Hombre enviado del cielo, quien creó todas las cosas (Juan 1:3). En cierta ocasión dijo: “Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo” (Juan 12:32). Este versículo se cumplió cuando los soldados erigieron la enorme y pesada cruza en la que habían clavado a Jesús y la fijaron en la tierra. Porque en esa cruz Jesús murió por todos (Hebreos 2:9). Puesto que murió por todos, tiene cierto derecho sobre toda la gente.

Además, ese derecho de Cristo sobre toda la gente lo reclamará totalmente cuando sea honrado como el Señor de todos. En Filipenses 2:10-11 leemos que “en el nombre de Jesús” se doblará “toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua” confesará “que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”. Por tanto, Cristo tiene todo el derecho sobre usted y la persona a quien está usted tratando de ganar para El.

La gran comisión aún está en vigencia

Antes de que Jesús ascendiera al cielo dio este encargo: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19-20).

Estas palabras, conocidas popularmente como la Gran Comisión, no fueron dirigidas sólo a los discípulos, sino a todos los seguidores del Señor. Mientras que existan personas en el mundo que puedan ser discípulos, las palabras de Cristo siguen en vigencia. Por ello la Gran Comisión aún está en vigencia y en efecto, nunca se ha cancelado.

La gente necesita saber acerca de Cristo

La Gran Comisión demanda obediencia. Al aplicarse a usted mismo las palabras de Cristo, comprenderá que debe compartir las Buenas Nuevas con los demás. Las Buenas Nuevas consisten en que “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (1ª Timoteo 1:15). Además, las Buenas Nuevas también proclaman que “todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:13). ¡No podemos dejar de contar esas buenas nuevas!

Romanos 10:14 nos hace algunas preguntas bien específicas:

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído?”
“¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído?”
“¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?”

En otras palabras, debe hacer un propósito en toda obra de testimonio, porque de lo contrario la gente no tendrá la oportunidad de aceptar a Cristo.

¿Por qué debe usted compartir las Buenas Nuevas?

¡El desafío es grande!
¡Los perdidos necesitan a Cristo!
¡EL MAESTRO LE HA ESCOGIDO A USTED PARA DAR TESTIMONIO Y HACER DISCÍPULOS PARA EL!

POR ESO, QUE ESTE AÑO 2017, SEA EL AÑO EN EL CUAL NOS UNAMOS EN LA GRAN TAREA DE RESCATAR PERSONAS PARA EL REINO DE DIOS.

febrero 6, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

CONFÍO EN JESÚS, JESÚS CONFÍA EN MÍ

CONFÍO EN JESÚS, JESÚS CONFÍA EN MI

Abraham W. Barrera Bakit

PASTOR

Juan 2:23-25.- “Mientras Jesús estaba en la ciudad de Jerusalén, durante la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en él porque vieron los milagros que hacía.”

Pero Jesús no confiaba en ellos, ni necesitaba que le dijeran nada de nadie, porque conocía a todos y sabía lo que pensaban

Todos creemos en Dios, sin duda a la pregunta ¿quién cree en Dios? Todos respondemos al unísono YO CREO EN DIOS.

El pasaje leído de las Escrituras nos coloca en una situación especial, por no decir extraña. Claro, pues ella dice que Jesús no cree en todos los que dicen que creen en ÉL.

El texto bíblico dice claramente “no confiaba ellos”.

Se ha preguntado usted alguna vez: ¿Señor, confías en mí? Yo creo en ti, pero ¿tú crees en mí?

Lo que pasa es que Dios ve que el corazón de los que dicen creer en ÉL, muchas veces no tienen un corazón noble, digno, honesto, verdadero, transparente, íntegro.

¿Sabe?, no basta con decir “yo acepto a Jesús como mi Salvador personal”. Pues existe una gran distancia entre la confesión, el arrepentimiento y la conversión.

La confesión es algo intelectual. El arrepentimiento significa, en una traducción del griego metanoia, CAMBIO DE MENTE. Ahora si realmente se ha producido un cambio de mente, entonces avanzamos hacia la conversión, que en griego es epistrefo que significa volverse, si, volverse del camino.

Pues yo puedo cambiar mi manera de pensar, pero si no he cambiado mi conducta, mi carácter, mi norma de vida, no he estado entonces actuando en fe.

Mucha gente acepta a Jesús, pero nunca se arrepiente y es más nunca se convierte y por lo tanto Jesús no puede confiar en ellos.

Roberto Amparo Noguera decía: “que mi vida cuente para los demás”. Eso significa, tener una vida con significado para los demás, o sea, no ser un número más. Pero lo más importante, especialmente es importante contar para Dios. Pero para contar para Dios tiene que contar para los demás.

Lo importante es oír con nuestros oídos espirituales decir a Jesús “yo confío en ti

Cuando entendemos esto, podemos entender a Nicodemo. Entenderemos su historia. Pues el era un hombre sabio, culto, un dignatario, pero no entendió cuando Jesús le dice que tiene que nacer de nuevo. Cuando Jesús nos habla y no entendemos, entonces sucede que Dios no puede confiar en nosotros, pues creemos en Dios pero no le creemos a Dios.

La verdad, es que no arrepentimiento sin conversión y vice-versa.

En los versos leídos al principio vemos una relación de amor y confianza. Dios nos ama a todos, pero no confía en todos. Hay una gran distancia entre amor y confianza.

Porque Dios sabe que los seres humanos nunca dicen lo que creen, pero en el momento de actuar, hacen lo que creen,

También hay una distancia entonces entre ser y hacer. No solo hay que decir creo en Dios, sino que volvemos a insistir: HAY QUE CREERLE A DIOS.

¿Sabe?, el no necesita que le traigan comentarios de otras personas, porque ÉL conoce a todos y sabe lo que piensan de ÉL y de Su Obra.

Por eso, que nuestra vida cuente, no solo para nosotros o los demás, sino que cuente allá arriba.

El propósito final de nuestra vida no es la fama, ni la plata, SINO AGRADAR A DIOS.

No sea como muchos que viven toda su vida pidiendo prórroga. Le piden prórroga a todos, especialmente a Dios. Especialmente al momento de morir.

Pero ¿sabe?, el día para ponerse a cuentas es hoy.

2ª Ti 2:15.- “Haz todo lo posible por ganarte la aprobación de Dios. Así, Dios te aprobará como un trabajador que no tiene de qué avergonzarse, y que enseña correctamente el mensaje verdadero.”

Una vez más, Dios conoce quienes somos. El desafío es: NO SOLO CREER EN DIOS SINO QUE DIOS CREA EN NOSOTROS.

Como dijo alguien una vez, SER BUENOS DE ADENTRO. Solo así un día el Señor Dios Todopoderoso nos dirá: “este es un hijo amado en quien tengo complacencia.”

enero 30, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

MAESTRO ¿DÓNDE MORAS?

MAESTRO ¿DÓNDE MORAS?

Algunas preguntas de la Biblia

Abraham W. Barrera Bakit

PASTOR

JUAN 1:38-39.- “Jesús… les dijo: ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que traducido es, Maestro), ¿dónde moras? Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron donde moraba, y se quedaron con él aquel día; porque era como la hora décima.”

SANTIAGO 4:8.- “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.”

Santiago 4:8

Andrés y Juan decidieron seguir a Jesús. Lo conocían muy poco, solo habían oído decir que era el Cordero de Dios, el Mesías que Dios había prometido. Como empezaron a seguirle, Jesús les preguntó: “¿Qué buscáis?”.

Esta pregunta nos interpela. ¿Qué buscamos en la fe cristiana? ¿Una enseñanza religiosa, una forma de desarrollo personal, una regla de conducta? Quizá todo esto nos haría bien, pero preguntémosle primero al Señor: “¿Dónde moras?”. Primero que todo necesitamos su presencia, la presencia de Dios. Andrés y Juan quizá no estaban dispuestos a abandonarlo todo para seguir a Jesús, pero deseaban acercarse a él para conocerlo verdaderamente. Entonces el Señor les invitó a venir y ver. El llamado del Evangelio es: “Ven y ve” (Juan 1:46). No es: busque en usted mismo, sino: vaya a lo que Dios propone. ¡Experimente, valore y agradezca!

Este llamado es personal, pero Andrés y Juan lo oyeron juntos. Fueron a ver dónde vivía Jesús y se quedaron con él aquel día… y siempre.

Como ellos, podemos buscar juntos la presencia del Señor. ¿Dónde está el Señor? Él mismo da la respuesta: donde dos o tres se reúnen en torno a él (Mateo 18:20). Allí donde nos reunimos para orar y estudiar la Biblia, donde adoramos a Dios. Vivir en la presencia de Cristo es un acto de fe responsable ligado a la necesidad de conocerle mejor.

enero 20, 2017 Posted by | General | Deja un comentario

EL VAGÓN DEL METRO

EL VAGÓN DEL METRO

Abraham W. Barrera Bakit

PASTOR

ROMANOS 5:8-10 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros… Siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo.”

2ª CORINTIOS 9:15.- “¡Gracias a Dios por su don inefable!”

Estaba de pie en un vagón lleno de gente del metro parisiense. Personas de todas las edades, de orígenes diferentes y de todas las condiciones sociales se hallaban momentáneamente reunidas. A mi lado había un hombre sentado trabajando en su ordenador, más lejos había una persona exponiendo por teléfono su triste situación en medio de la indiferencia generalizada. Muchos estaban encerrados en sus pensamientos o preocupaciones. Algunos me parecían simpáticos, otros realmente antipáticos… ¡A algunos nunca los invitaría a mi casa!

De repente me vino a la cabeza un versículo de la Biblia: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

¡“Todo aquel”! ¿Es posible? ¿No se toma en cuenta la condición social, económica o el grado de instrucción? ¡No! “Todo aquel” se refiere a cada uno de los que están en el vagón, sin excepción. ¿Es posible que Dios haya sacrificado a su Hijo muy amado por estas personas como lo hizo por mí? ¡Sí! Y esta generosa oferta no excluye a nadie; a todo aquel que cree, Dios le ofrece el perdón de los pecados, la vida eterna y un lugar en el cielo junto a su Hijo. A estas personas Dios no solo las invita y les ofrece su perdón, sino que quiere hacer de ellas sus propios hijos. Verdaderamente solo el Dios de amor puede abrir sus brazos a todos, incluso al más desamparado. La oferta divina es para usted y para mí. ¡Dios lo está esperando!

1 Samuel 14:23-52 – Mateo 12:38-50 – Salmo 11 – Proverbios 3:27-31

enero 18, 2017 Posted by | General | Deja un comentario